martes, 11 de junio de 2013

Análisis: Jet Set Radio

    Situémonos, diciembre del 2000, sale a la venta el cacareado Jet Set Radio para Dremacast, el que había sido nombrado mejor juego del último E3, yo estaba harto de verlo en revistas y no conseguía hacerme una idea fidedigna de como lucía en movimiento, todo parecían dibujos planos pero los medios aseguraban que era poligonal, alucinado me hallaba. Por aquél entonces yo era un jovencito que justo ese verano me había iniciado en el mundillo del graffitti, así que imagináos como nos quedamos mis coleguillas y yo de hypeados por este juego. Al poco un colega se lo compró y yo pude jugarlo y jugarlo... pero jamás llegué a tener mi propia copia... hasta ahora, como muchos habréis visto, en el vídeo unboxing que preparé en septiembre del año pasado (enlace pinchando aquí) os enseñé este pedazo de juego, así que después de una semana intensísisa os voy a poner al corriente de lo que me ha parecido este título, que lo tenía dificilísimo, enfrentarse al buenísimo sabor que me dejó en su momento, doce años después.



HISTORIA
    La historia nos sitúa en Tokio-to, una versión futurista de Tokio, en ella, el Professor K, presentador de la más importante emisora pirata de radio, Jet Set Radio, arenga a sus seguidores a través de las ondas.


    En Tokio-to hay tres grupos que se disputan el poder de las calles, cada uno posee un barrio y marca su territorio con los graffitties característicos de su banda.


    El Gobierno de Tokio-to y el grupo constructor Rokkaku han puesto en marcha "el proyecto Siglo XXI", desde entonces la policía está a la que salta. Entre tanta tensión aparecen pintadas de un grupo clandestino por todo Shibuya, el barrio de los GGs, es la gota que colma el vaso, Tokio-to está a punto de verse sumergida en una batalla campal.



APARTADO TÉCNICO/ARTÍSTICO
    El apartado técnico y, sobretodo, el artístico de este Jet Set Radio es, probablemente, lo mejor mejor del juego.


    En aquel ya lejano año 2000 este juego rompía moldes presentando el tan afamado hoy en día Cell Shading, con ello conseguía un aspecto de dibujado, con una estética entre manga y graffitera, pero siendo cien x cien tridimensional, un lujazo para los sentidos, vamos. De hecho, a día de hoy, es uno de los juegos de Dreamcast que mejor han envejecido y eso que no ofrece demasiados alardes técnicos.


    En el apartado musical cabe ser destacado entero, con una variación de géneros alternativos grandísima, con producciones de una talla enorme y algún que otro tema con voces, todo muy animado y marchoso, que pega perfectamente con el espíritu del juego y con el ritmo de las partidas.



PERSONAJES
    Los GG son los protagonistas del juego, al principio manejamos a Beat, superamos las pruebas de Gum y Tab y nos integramos en la banda. Estos poseen el barrio del sur de Tokio-to, conocido como Shibuya. A lo largo de la aventura se nos unirán más patinadores a nuestra banda, pudiendo alternar entre ellos a nuestro antojo.


    Professor K es un reputado DJ que lleva ya más de una década en Tokio-to, es el encargado de poner la nota musical a la ciudad y arengar a los jóvenes graffitteros a través de las ondas de su emisora Jet Set Radio.


    Al empezar el juego la ciudad está dividida en tres territorios, en el sur ya hemos comentado que nosotros somos los amos, pero los territorios del este y el oeste tienen sus propias bandas, los Poison Jam y los Noise Tanks respectivamente.


    El Capitán Onishima es el mandamás de las tropas de la policía en Tokio-to, tiene muy mal caracter y va armado con una pistola que es casi tan grande como él, así que cuidadito.


    Conforme el juego avance y la trama vaya evolucionando conoceremos un buen puñado de personajes más, pero esos os dejo que los descubráis vosotros.


JUGABILIDAD
    El otro punto fuerte del juego, junto a su estética, es su sencillo control, muy muy simple pero con un abanico de posibilidades enorme. Manejamos a un patinador moviéndolo con el joystick, con el botón A saltamos, al hacerlo, si el salto es bastante grande, nuestro personaje realizará automáticamente piruetas en el aire, si al caer lo hacemos en bordillos, barandillas o similares, nuestro personaje se pondrá a grindar automáticamente; si presionamos el gatillo derecho hace una arrancada a sprint durante un par de segundos ayudándonos a coger impulso; si presionamos el gatillo izquierdo colocamos la cámara detrás del personaje al más puro estilo Zelda, salvo si estamos en "zona pintable" en la que iniciaremos la secuencia para pintar el graffitti, desplegándose una especie de QTE indicando movimientos de joystick que hemos de seguir en el orden correcto. Para poder pintar, base principal del juego, tenemos que recolectar botes de sprays de los que hay esparcidos por el escenario. Los graffitis pequeños gastan un bote, los medianos tres y los grandes no lo sé bien pero un buen puñado de ellos. Los botes amarillos valen por un bote de spray, los azules equivalen a cinco y los rojos nos sirven para recobrar vida.


    A pesar de ser uno de los puntos fuertes del juego es también su talón de Aquiles, no os dejéis engañar por la nota que le otorgo, una medalla de plata en Colonia9 no es sinónimo de juego que roza la perfección, en absoluto, es sinónimo de claro candidato para estar entre mis diez juegos favoritos de consolas actuales y medio actuales, a pesar de sus fallos, pero aun habiéndome enamorado este juego tiene aquí su error más garrafal, la cámara. En muchas situaciones no responde como debería, dejándonos bastante vendidos, y en pantallas avanzadas, donde hay que calcular muy bien los saltos, se convierte en una auténtica jodienda en ocasiones, que puede llevar a desesperarnos bastante.


    Un aspecto de lo más curioso que posee este juego es el asunto de los graffitties, además de estar los que te vienen seleccionados por defecto (se pueden seleccionar tres por categoría, pequeño, mediano y grande) se pueden conseguir un buen puñado a lo largo del juego, rebuscando en los escenarios. También cuenta con un editor para que podamos crear nuestras propias piezas y exhibirlas, tanto en nuestras partidas como en internet para intercambiarlas con el resto de jugadores, esta opción desconozco si a día de hoy hay algún modo de seguir usándola, pero en su día fue todo un puntazo.


    A pesar de que me encanta el juego echo en falta un modo multijugador, si lo llega a incluir ya me tocaba y todo con él, realmente pienso que le pegaría muchísimo.


    Un juego divertidísimo, posee un diseño soberbio, con personalidad, una música que ambienta perfectamente y te pone en situación, un apartado técnico que creó escuela con su famosa técnica Cell Shading. Un abanico de personajes de los más variado que va ganando en número y en originalidad conforme avanzamos en la trama. Un control muy sencillo, lleno de posibilidades, que ofrece una jugabilidad directa, muy muy arcade. La historia no es nada del otro mundo, pero resulta entretenida y contiene un buen puñado de momentos de lo más cómicos.
    A pesar de la nota, y como ya aclaro más arriba, el juego no es perfecto, para mi tiene un fallo garrafal y una carencia que no le hubiera venido nada mal. Por un lado la cámara, que en ocasiones te traiciona vilmente y por otro lado la ausencia de un modo multijugador, que si bien ocurre como en Crazy Taxi, que os lo pasaréis bomba turnándoos, no hubiera estado de más la inclusión de un modo para al menos 2 jugadores.


2 comentarios:

  1. Qué pedazo de entrada te has marcao tu no? =P

    Está muy requetebien y es verdad que la estética del juego está muy guapa. Debo decir que, cuando más pequeña, como mi hermano lo alquilaba para la Xbox si mal no recuerdo, se me daba bastante bien... cosa que no puedo decir de la vez que probé a jugar en tu casa ¬¬ xDDD ¡¡Qué trabajito me costó!!

    Pero mola, la verdad, pasa que a mí las cosas a contrarreloj acaban poniéndome nerviosa xDD

    Buena entrada chiquitajo! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado la entrada!

      El diseño es buenísimo y no te haces una idea del impacto que causó en su momento, hoy en día es más común ver juegos tridimensionales con aspecto de dibujos, pero en su momento fue rompedor.

      El que tu comentas de la Xbox es el Future, la segunda parte de este, pero yo ese no lo he probado, aunque me figuro que debe de estar muy guapo.

      Igualmente, aunque tenga lo del tiempo la verdad que puedes pasar de todo y dedicarte a pasear, hacer piruetas y pintar graffities jejejejejje

      Gracias Paolita, me alegro que te haya gustado la entrada :P

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...