viernes, 10 de enero de 2014

The Elder Scrolls V: Skyrim

    Qué tendrán los juegos de planteamiento abierto que me vician siempre hasta más no poder. Da igual el género que toquen, la acción con GTA, el rol japonés con Xenoblade, el rol occidental con Mass Effect... el caso es que cada vez que un juego se plantea de forma abierta, en la que puedes vagar libremente, me vuelvo loco. Recuerdo con mucho cariño esa sensación que me abrumaba al salir del Bosque Kokiri en Ocarina Of Time por primera vez, en la que me dedicaba a patear Hyrule de una punta a la otra descubriendo cada uno de sus rincones: Magia. Pues bien, si además de esa fórmula jugable añadimos aquello de que nuestras acciones y elecciones tienen su repercusión en el devenir de la epopeya, como es el caso, no puedo más que quitarme el sombrero ante los creadores de títulos como el que nos ocupa hoy.



FICHA
-The Elder Scrolls V: Skyrim
-Versión para Xbox 360
-Desarrollado por Bethesda
-Rol occidental "a lo sandbox"
-Lanzado en 2011
-Textos y voces en castellano
-PEGI 18


HISTORIA
    El juego arranca con nosotros en un carruaje, junto a tres hombres más. Resulta que has sido capturado por un delito de poca monta, entre el resto de reos se encuentra un imperial cualquiera que parece que ha sido pillado en pleno robo, un nórdico que nos pone un poco en situación y otro más que no solo está maniatado, sino que lleva también la boca tapada. Al parecer es Ulfrich Capa De La Tormenta, del grupo de rebeldes Capas De La Tormenta, al que pertenece también el otro nórdico (el que habla principalmente). Resulta que en la región de Skyrim hay una revuelta contra el Imperio, quieren separarse ya que entienden que el Imperio ha dejado de defender sus derechos como pueblo, han llegado a un acuerdo con los altos elfos de Morrowind acerca de sus tierras sin ni siquiera consultarles, permitiendo que les ultrajen culturalmente (entre otras cosas) prohibiendo el culto a Talos, por ejemplo, así es como Ulfrich Capa De La Tormenta decide liderar un movimiento rebelde en pos de reclamar su tierra, sus costumbres y su autodeterminación (vaya un tema de actualidad, eh? XD).
    

    Al parecer Ulfrich es acusado de asesinar al Rey Supremo puesto en dicha región por el Imperio, en un acto significativo por reclamar su puesto de auténtico Rey Supremo de Skyrim. 

    Llegados a Helgen el carruaje se detiene, en medio de una plaza, a la vista de toda la población, para celebrar allí mismo una ejecución masiva de rebeldes, tanto los que hay en nuestro carruaje como los de otro carruaje que viajaba unos metros por delante del nuestro... y hasta aquí puedo leer.



LO QUE VIENE SIENDO EL JUEGO EN SÍ
    Lo primero que deja bien claro Skyrim, nada más empezar, es que tiran de epicidad a raudales. El tema de los dragones ayuda muchísimo a ello, ya que el hecho de pelear contra estas bestias que arrasan con todo, no puede sino ser épico a rebentar.

    Algo que me sorprende muchísimo es la calidad del apartado técnico, más teniendo en cuenta la cantidad de información que tiene que mover la consola al mismo tiempo, la extensión tan basta de territorio a mostrar, la línea del horizonte dibujada muuuuuuuuuy lejos, etc. Vamos, que es toda una demostración de poder y de buen hacer a la hora de sacarle rendimiento a un hardware de 2005 como es la Xbox 360 donde el juego, si bien no luce como su versión de PC, si que da la talla y queda la mar de resultón, muy por encima de la media de la calidad vista durante esta generación. 

    Como viene siendo habitual ya en este tipo de títulos, se nos permite crear a nuestro alter ego en el juego escogiendo de entre una gama bastante grande de razas, elegimos el sexo y a continuación podemos retocar minuciosamente un montón de características físicas para hacerlo a nuestro gusto, con lo que tenemos como resultado la oportunidad de crear infinidad de personajes completamente diferentes entre sí. Además de ello, podemos elegir las aptitudes de nuestro personaje para que esté mejor orientado al tipo de armaduras que deseemos, el tipo de armamento que más nos convenga, a la magia, al sigilo, etc. y evolucionarlo a lo largo de la aventura para irlo haciendo cada vez más a nuestro gusto, que se ajuste mejor a nuestra forma de jugar.

    Otra de las señas de identidad de la serie Elder Scrolls es la libertad, y aquí se manifiesta en su máxima expresión. Podemos ir adonde queramos, podemos pasar de la historia principal si así lo deseamos (pero no lo hagáis, pasáosla que está de muerte), podemos dedicarnos a vagar por ahí haciendo descubrimientos, dedicarnos a viajar o a comprarte una casa, tener una mujer y "vivir la vida". En fin, que podemos hacer lo que queramos.

    Al hilo del tema de la libertad, otro punto fuerte de este juego es la elección de caminos, es decir, continuamente, a lo largo de la aventura principal y de la mayoría de subtramas que se encuentran en el título, podemos elegir el proceder, pero no solo eso, a veces se nos cuestionan varios caminos a tomar, bien diferenciados, y según lo que escojamos hacer, la aventura se verá consecuentemente desarrollada, de forma que el juego invita a ser rejugado varias veces si tenemos curiosidad por saber el devenir que nos depararía si hubiéramos elegido otra opción en nuestra epopeya.


    Por otro lado quiero dejar bien claro que estamos ante un juego de magnitud, un juego de una extensión enorme y creado de forma muy muy coherente, habiendo zonas realmente distintas entre sí y todo ello aderezado con flora, fauna y demás criaturas que casan perfectamente en el contexto de cada una de las regiones que componen Skyrim.

    Eso sí, no todo lo que reluce es oro y la realidad es que el juego tiene algunos fallitos. Para sorpresa de muchos (seguro) he de confesar que no me he encontrado con ningún bug ni ningún cuelgue, así que no pienso criticar ese apartado que tanto se criticó en su momento de salida. Lo que sí que quería comentar es que los movimientos de los personajes, en bastantes ocasiones, son algo ortopédicos y las expresiones faciales se podrían mejorar bastante, estas dos "virtudes" se unen en las (escasísimas) escenas que narran la historia, aunque para la barbaridad de virtudes que tiene hay que ser justos y confesar que son "defectos" que me la traen bastante al pairo.




    Skyrim es un juego enorme, épico, donde la sensación de libertad es absoluta, todo sazonado con una ambientación espectacular que hace muy creíble el universo que nos plantea Bethesda. Realmente me parece un juego que todo el mundo debería probar, puede que resulte no ser de tu gusto, pero por Dios, pruébalo, porque de no hacerlo, probablemente estés perdiéndote una experiencia que podría llenarte como jugador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...