lunes, 28 de octubre de 2013

Análisis: NBA 2K

    Si ha habido a lo largo de los años un juego de basket que para mi ha marcado un antes y un después entre todos, ha sido NBA 2K, y no me refiero a la saga en si, que me encanta, me refiero al pionero, que fue un antes y un después dentro de los juegos de basket en consola.

    Corría el año 1999 y una recién estrenada Dreamcast no poseía aún un juego de basket representativo, PlayStation se vanagloriaba de conseguir la exclusividad de NBA Live 2000, el juego que por aquél entonces partía la pana entre la chavalería, Nintendo 64 contaba entre sus filas con NBA Courtside y NBA Jam, dos grandes exponentes del género, y para Dreamcast qué? Pues para Dreamcast se anunció, por parte de la propia Sega y su recién adquirido estudio interno Visual Concepts, NBA 2K, el juego que prometía revolucionar el género, y vaya si lo hizo.





FICHA
Título: NBA 2K
Consola: Dreamcast
Desarrollador: Visual Concepts
Distribuidor: Sega
Idioma: Textos en castellano
Nº de jugadores: 1-4



APARTADO TÉCNICO/ARTÍSTICO
    Si por algo destacaba en su época este juego era por su apartado técnico, hoy en día, a pesar de que no desentona, no impresiona como lo hacía en su época.

    A nivel gráfico, y a pesar de que estamos en pleno 2012, no está precisamente mal. Todo tiene un aspecto muy sólido y la baja tasa de polígonos es suplido con creces con texturas de lo más realistas. Un detalle muy bueno es lo brillante que se muestra el parquet y lo logrado que está el efecto de como se reflejan los objetos.

    Contiene un sinfín de detalles como parpadeos, los dedos de la mano están perfectamente separados, se ven las arrugas de la ropa, los jugadores son perfectamente reconocibles (esto es algo que se puede dar por hecho, pero os aseguro que para su época era todo un hito), el público se mueve y algo que me parece fascinante, los banquillos. Los suplentes de cada equipo siguen el partido en tiempo real y reaccionan en consecuencia a lo que está ocurriendo en la cancha, es una delicia pausar el juego, ir a la repetición, enfocar uno de los banquillos y reproducir el último minuto de partido para ver sus reacciones, detalles como estos marcaban a las claras la diferencia en su época.

    A nivel musical está bien pero no mata. Los efectos sonoros son la leche por una parte, sobretodo en cuanto a lo que respecta a los cánticos del público o los típicos sonidos de bocinas y demás de megafonía. El asunto de los comentarios pues está bastante bien, aunque para ser sinceros el que esté en inglés y la comparación con el ímpetu con que retransmitía Andrés Montes para NBA Live lo dejaban un escalón por debajo del título de EA Sport en este apartado.



APARTADO JUGABLE
    Es simple, preciso y repletito de posibilidades, con un botón para pasar, otro para saltar/machacar/tirar, otro para driblar, un gatillo para esprintar y el otro para cubrir, todo muy sencillito pero con un número indecente de posibilidades que hacía que pudiéramos emular cualquier jugada (con práctica, eso si) que viéramos en un partido de la NBA.

    Creo que es de recibo hacer mención especial a los tiros libres, porque aquí se marcaron un sistema de tiro realmente guapo. Se nos presentan un par de flechas de color verde a los lados del tirador, si no las pulsamos quedan fuera de la dirección de la canasta, si las pulsamos demasiado quedan fuera por el sentido contrario, tenemos que pulsar los gatillos (cada flecha responde a cada uno de ellos) con la presión necesaria para que apunten dentro del aro, y en ese momento presionar el botón de tiro. Genial.

    Posee un buen número de modos de juego, desde el clásico modo Exhibición hasta el modo estrella, Temporada, donde elegiremos un equipo (o más de uno, según queramos), jugaremos los 82 partidos de liga regular de nuestra conferencia y, en caso de clasificarnos, jugaremos el Play-Off para intentar coronarnos como campeones de la NBA, a pesar de esa abrumadora oferta yo personalmente echo en falta un modo concurso de triples, vale que no le pongan como pasa actualmente con los juegos de basket que tienen modo All-Star con todo tipo de pruebas, incluído concurso de mates, pero qué menos que un concurso de triples, que a la hora de la verdad es un vicio asegurado y un recurso brutal a la hora de echar piques con los colegas. Además de los modos de juego en sí también podemos configurar las opciones a nuestro antojo e incluso crearnos a nosotros mismos en un completísimo editor que era la envidia de todo juego deportivo de la época.

    El juego de basket que marcó un antes y un después para mi, lleno de detallitos que hasta el momento no tenía ningún otro. Una jugabilidad muy bien ajustada que tira quizás algo más a la simulación, siendo difícil por ejemplo realizar cinco pases largos seguidos satisfactoriamente, aquí hay que calcular con quien si y con quien no, y tener muy presente quien recibe. A pesar de sus virtudes el tiempo no pasa en vano y en muchos aspectos ha sido superado con creces, pero a pesar de ello aguanta el tipo y se deja jugar la mar de bien, incluso puede hasta sorprender el nivel de detalle que tiene para quien lo descubra hoy en día, sobretodo si es capaz de contextualizarlo dentro de su época.


La versión SEGA Sports de Dreamcast, una pasada!

2 comentarios:

  1. Antes de nada, qué preciosidad esa DC negra de Sega Sports, de verdad!

    Respecto al juego, NBA2K fue el título que me hizo comprar la Dreamcast, ni más ni menos (bueno, vale…éste y el emulador de megadrive piratilla ;p)
    En aquella época, aunque el basket NBA lo dominaba EA, aún había unas cuantas compañías que se atrevían a intentarlo (además de la degeneración de NBA Jam y otros, recuerdo también los “in the zone” de Konami) …pero la saga 2K fue la revolución y la primera aproximación al hiperrealismo que tenemos ahora con 2k14.

    Como dices, los gráficos eran geniales con esos brillos en la pista, además del aspecto de las estrellas (con todos sus tatuajes y las caras tan bestialmente realmente de algunos) …aunque en su día a mi me costó hacerme al control y a esos tiros libres.

    Lo dicho, gran juego y gran entrada...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad que si? Vaya una versión guapa de Dreamcast, que por cierto, habían algunas versiones, como la que sacaron de Leon S. Kennedy, que estaban caracterizadas guapísimas.

      Hostia, no sabía que Dreamcast tenía emulador de MegaDrive, al menos en su época, lo que si que sabía es que emulaba bastante bien la PlayStation. La verdad que no me extraña que este juego motivara la compra de la consola a la gente, realmente es muy muy bueno, a mi al menos me lo pareció desde la primera vez que vi el trailer (que por cierto, es el que he puesto en la entrada).

      Estoy muy de acuerdo contigo en que esta saga fue la primera aproximación al hiperrealismo en juegos de basket, realmente suponía un antes y un después en el género, sobretodo por toda esa cantidad de detalles que comentas, brillos, parecidos físicos más que obvios y los detalles como los tatuajes y demás.

      Y fíjate que a mi no me costó hacerme con el control, ni siquiera con los tiros libres (que me parecieron perfectos, sacándole el máximo partido a los gatillos analógicos con recorrido), digamos que fue un amor a primera vista entre el juego y yo.

      Me alegro que te haya gustado la entrada, un saludo!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...