sábado, 26 de junio de 2021

Sonic The Hedgehog 3


    Imagino que quien me haya seguido a lo largo de los años o me conozca personalmente, sabe de sobras que mi primera consola fue MegaDrive y mi primer juego Sonic The Hedgehog, de modo que imaginad de entrada lo que supone la saga Sonic para mi, y más concretamente las entregas que salieron en MegaDrive, a las que les tengo un especial cariño. Esta entrada, por contra de lo que pueda parecer, no se me hace nada fácil, ya que tratar de explicar lo que opino de un juego, analizando sus aspectos aunque sea de forma superficial, no reflejan lo que me hace sentir, que es precisamente en las sensaciones a la hora de jugar al título dónde pienso que radica su grandeza. En cualquier caso, pienso que Sonic, al igual que Mario, Zelda, Metroid, Streets Of Rage y algún que otro grandísimo icono de los videojuegos de la época 8 y 16 bits, es una saga a la que todo jugón debería acercarse alguna vez. 

HISTORIA
    Tras el final de Sonic The Hedgehog 2, el Death Egg del Dr. Robotnik fue destruído, y es justo ahí donde arranca este Sonic The Hedgehog 3, la base de Eggman, o mejor dicho, los restos de ésta, se precipitan a la Tierra, convertido en una enorme bola de fuego, impactando contra una enorme y próspera isla flotante, Angel Island, arrasándola por completo y provocando que caiga contra la superficie de la Tierra.



    Una vez establecida en la superficie del mar, el Dr. Robotnik decide utilizar la Master Emerald, la esmeralda que da poder a Angel Island para restaurar el Death Egg, pero hay un problema, un Echidna (no me preguntéis qué animal es ese) llamado Knuckles, con unas condiciones físicas excepcionales es el guardián de la Master Emerald, menos mal que es más tonto que un bocao en la polla cae en el engaño de Eggman, que consigue convencerle que los fragmentos de la Master Emerald han sido robados por Sonic.


    Curiosamente, Sonic y Tails, alertados por el suceso, deciden dirigirse a Angel Island a ver qué sucede y nada más llegar el erizo azul es interceptado por el echidna (en serio, ni idea) rojo, que le derriba y le arrebata las Chaos Emeralds. A partir de aquí empieza nuestra aventura.

APARTADO TÉCNICO/ARTÍSTICO
    Como ya era costumbre, entrega nueva de Sonic The Hedgehog, personaje de peso nuevo en la entrega, hasta la fecha en Sonic The Hedgehog 2 debutó Tails y en Sonic CD Amy Rose, y esta tercera entrega de la serie principal no iba a ser menos y nos trae el Knuckles, un personaje con un diseño un tanto contrapuesto a Sonic que emerge más como un rival que como un villano al uso.


    En cuanto al aspecto visual, estamos ante un título que cuenta con una calidad muy similar a Sonic The Hedgehog 2, y es que la segunda entrega ya supuso un grandísimo salto con respecto a la primera, exprimiendo notablemente las capacidades de MegaDrive, de modo que este entrega a pesar de no suponer un salto técnico si es una garantía de calidad sobresaliente.

    En el apartado sonoro contamos con un soundtrack tan bueno como el de sus anteriores entregas y una leyenda urbana que no sé cuanto tiene de cierto y cuanto de leyenda, pero dice que detrás de varios de los tracks de ésta estaba ni más ni menos que el pederas... gran Michael Jackson, ahí es nada!

    En cuanto a diseño cabe destacar una última curiosidad, al terminar una pantalla, el punto final de ésta es el punto de inicio de la siguiente, lo que dota a la aventura de un plus de coherencia y de continuidad con respecto a la forma de presentar las pantallas en las anteriores entregas.


APARTADO JUGABLE
    En el apartado jugable el juego es continuista con respecto a la entrega anterior, pero aún así tiene ciertas novedades:

    Nuevos poderes:
    -Bola de Fuego: nos permite resistir el fuego y lanzarlos contra los enemigos con una especie de dash que hace un efecto a lo "atac d'en Kaito" muy resultón.
    -Burbuja: Nos permite rebotar, tanto en enemigos como en el suelo, pudiendo llegar más alto, además de permitirnos respirar debajo del agua.
    -Campo Magnético: Nos permite emitir una especie de mini honda expansiva eléctrica que daña a los enemigos cercanos así como atraer los anillos que entren en contacto con su campo magnético.


    Otro de los añadidos es la posibilidad de transformarnos en Super Sonic sin necesidad de conseguir las 7 Chaos Emeralds, eso sí, a costa de ir gastando los anillos que poseemos.



    Pero la novedad más evidente en el diseño de las fases de bonus, en las que nos movemos en una especie de mundo esférico con el objetivo de entrar en contacto con todas las bolas azules que hay a fin de transformarlas en anillos sin tocar ni una sola bola roja. Más allá de mi opinión acerca de dichas fases de bonus (que me gustan mucho menos que las del 2) lo cierto es que se han esmerado en darle a cada una de las 4 entregas lanzadas hasta la fecha un estilo propio de dichas fases.



    Como curiosidad indicar que el título iba a ser más largo, habiendo un buen puñado de fases que se quedaron fuera de la versión final de esta entrega, así como la posibilidad de usar a Knuckles, contenido éste que no fue desechado, sino aprovechado para, casi un año más tarde, lanzar al mercado Sonic & Knuckles, con dicho contenido y la posibilidad de ensamblarlo al Sonic The Hedgehog 3 formando el juego definitivo que aunaba ambos para plasmar, por fin, la idea original que tenía en mente el Sonic Team cuando inició el desarrollo de esta tercera entrega.



OPINIÓN
    Sonic The Hedgehog 3 se coloca, no sólo en lo más alto del podio de juegos de plataformas de MegaDrive junto a Rocket Knight Adventures, si no que dichos títulos son, para mi, los máximos exponentes de la vertiente 2D del género en los 90, década muy prolífica para el género, lo que hace que os podáis hacer una idea de cuán bueno es el juego que nos ocupa hoy aquí. Es el título que culmina lo que empezó Sonic The Hedgehog en 1991 y que alcanza su máxima expresión, incluso puliendo más si cabe la experiencia jugable del grandísimo Sonic The Hedgehog 2, título que ya de por si estaba muy por encima del resto de juegos del género en su época. Cabe destacar que la reseña no se corresponde a la versión de Sonic The Hedgehog 3 & Knuckles, ya que no tuve éste último, siendo un gran Debe que tengo en mi historial como jugador y a lo que espero ponerle solución algún día, pero sin duda, aún sin el add-on del echidna (jejejej) rojo, esta tercera entrega de la serie Sonic The Hedgehog por sí sola ya es el mejor juego de plataformas 2D de su época.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...