viernes, 20 de agosto de 2021

Aquellos Maravillosos Años (Parte III)


    Aquí estamos una vez más rememorando viejas glorias que recuerdo de mi infancia. En esta ocasión, a diferencia de las dos anteriores entradas de "Aquellos Maravillosos Años", no voy a traer únicamente juegos de MegaDrive, sino que vamos a echar un vistacillo a títulos de varias plataformas. Vamos a ello! 

Soccer (GB) 6/10
    Eran las Navidades de 1996 a 1997. Aquel verano yo había viciado muchísimo a la Game Boy de mi primo, que entre otros juegos poseía el FIFA 96 y me tenía loquísimo. Llegado el momento le pedí a los Reyes mi propia Game Boy, había llegado el momento de tener mi propio FIFA... y por error llegó este Soccer, que si bien no es un juego a la altura de los clásicos de Electronic Arts, ni de lejos, lo cierto es que no era precisamente mal juego.

    La principal diferencia es que la vista era más bien cenital, pero no como el Italia 90, en este se veían los sprites de los jugadores con cierto detalle. Además de esto, contaba solo con selecciones nacionales, lo que limitaba bastante el juego en comparación a FIFA pero que no estaba nada mal.

    Un juego muy simplón, con cierto truco para que un porcentaje indecente de jugadas acabara en gol y una variedad de modos de juegos bastante resultón, habiendo torneo (a modo de copa del mundo, amistoso, liga y penaltys).

    Un juego al que le guardo mucho cariño, ya que me dio muchísimas horas de diversión.




Streets Of Rage (MD) 8/10
    Este juego apareció en mi vida a través de uno de aquellos fantásticos Mega Games, que incluían varios juegos en un solo cartucho, realmente buenos todos ellos. Para mi es un juego que me evoca a la infancia y a las tardes de verano, jugando en cooperativo con amigos haciendo algo de tiempo para que la temperatura en la calle fuera más agradable.


    Como dato curioso, jamás fui capaz de terminármelo en su día, quitándome esa espinita hace relativamente poco a dobles con @ERDLSBlog.

    Durante mucho tiempo (hasta que jugué a su secuela) era el juego que usaba como baremo para medir la calidad de los juegos de ir por la calle repartiendo toñinas.




Sunset Riders (ARC) 5/10
    Yo no viví la época de los Arcade con demasiada pasión, de hecho era muy prohibitivo para mi pagar lo que valía una partida para morir en pocos minutos pudiendo ahorrar y jugar ciertos títulos (incluso a veces los mismos, en versiones que, si bien es cierto que no eran pixel perfect con sus respectivas versiones de Arcade, en la época me parecían calcadas) tanto tiempo como quisiera. Pero claro, a lo largo de los años, siempre había ese runrún de ciertos títulos que me había perdido. Llegaron los 2000, empezamos a tener PCs decentes y la posibilidad de emular aquellas viejas glorias para poder disfrutar de aquellos míticos títulos con créditos infinitos, de modo que uno de los juegos que me pillé fue este Sunset Riders.

    Un juego muy divertido, que jugándolo en cooperativo gana muchísimo (esta frase vale para casi cualquier videojuego) y que, indudablemente, reconozco que a pesar de no impactarme mucho, si lo hubiera jugado en su día me hubiera marcado bastante más de lo que lo hizo.




Super Mario Land (GB) 8/10
    Y cerramos el círculo con este Super Mario Land. En el primer juego que comento explico la historia de aquel eterno verano con la Game Boy de mi primo jugando a FIFA, pues bien, otro de los juegos a los que le di más fuerte que flojo fue Super Mario Land. La incursión plataformera de scroll lateral para Game Boy del fontanero más popular de todos.


    Aclarar 2 cosas, por un lado está claro que la calidad de este título dista mucho de sus homólogos para consolas de sobremesa, y más habiéndolo jugado por primera vez en 1996, bastante después de haberme jugado mucho todos los Mario de NES y SNES, pero también es cierto que tenía su encanto y su estilo propio, muy acertado para mi eso de, en lugar de pretender ser una versión cutre, un "quiero y no puedo", tiene su propio sabor, lo que le da un encanto personal.

    Este fue otro de esos juegos que me encantó y me hizo querer muy fuerte una Game Boy.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...